lunes, diciembre 10, 2007

Área metropolitana



No hay título, pero la idea es clara. La narratividad del anonimato, la indiferencia de la otredad, el desaliento del tiempo muerto. El viaje como ida a ninguna parte y regreso a la esencia -y eso que me declaro antiesencialista!- y a los recuerdos de tiempo immemoriales. Nada que contar, puede ser. Pero siempre tratando que, como dice Sontag, la experiencia sea también objetual.