martes, marzo 04, 2008

Puertas que se abren...


Siempre se me vienen a la cabeza las secuencias inicial y final de "The Searchers" (o lo que se llamó por estos lares "Centauros del desierto"). Esa puerta que se abre y se cierra. Inicio y final. El protagonista llega y, cuando termina su misión, desaparece en un paisaje infinito. Ese mismo paisaje que Van Sant retrata en "Gerry" tan bien. Tengo que decir que también, con el tiempo, deviene un recurso facilón, simple, ramplón. Intoxicados por el referencialismo, la apropiación, la deconstrucción, creo que no acabamos de entender el por qué de todo ello. El análisis del discurso se nos escapa, muchas veces, entre los recovecos de nuestras pasiones y recuerdos, en los pliegues de nuestra memoria. Siento una puerta que se abre, pero, ciertamente, no se adonde me lleva. ¿Es tiempo de reflexión?