lunes, noviembre 19, 2007

Diarios de celulosa y cola

Supongo que debería subirme al estrado, mirar a la variopinta concurrencia y decir:
_ Hola, me llamo Joan y soy adicto a las libretitas de Muji y los Moleskines...
_ Hola Joan- dirían ellos.

El hecho de llevar 5 notebooks en la mochila me convierte en un yonqui del papel, sin duda. Sus funciones, pero, son diversas y no se deben confundir entre sí. La pequeña color ocre oscuro de 144 páginas (de Muji) es mi "Carnet de viaje", dónde, a modo de diario artesecuencializado, anoto pensamientos, ideas, experiencias y psicoanálsis varios en tono freudiano. La grande de color ocre oscuro de 184 páginas (también de Muji) recoge los textos y citas que me interesan de los libros que leo, así como pensamientos, canciones o referencias, expresado sólo con palabras. La grande y negra Moleskine de tapas duras y 240 hojas lisas recoge los garabatos sin intención ni pretensión ni premeditación, los dibujos automáticos que me obligo a hacer todos o casi todos los días, en el camino al trabajo. La pequeñita A6 de 32 páginas con hojas con líneas de tono blanco roto (de Muji) la anoto con direcciones, nombres de libros, discos y cualquier información que no venga al caso. Y por último, el pequeño Sketchbook de bolsillo de 80 páginas de papel grueso de alta calidad (de Moleskine) donde, simplemente, no me atrevo a rayar nada...






2 comentarios:

El canibalibro dijo...

Estupendas hojas. Sigue llenando cuadernos porque lo haces de maravilla. Y anda, súbete cosas con más rapidez, que nos encanta verlas.
Un saludo del CANIBALIBRO.

Joan Marín dijo...

Muchas gracias! Vosotros sí que lo hacéis de maravilla. Es un gustazo ver cada cosa que subís.
Otro saludo del Xoan