viernes, agosto 17, 2007

moleskineando

De todos es sabido que Moleskine es la marca favorita de los más grandes artistas y escritores. Desde Picasso a Chatwin, de Hemingway a Juan Palomo, grandes firmas han rayado estas milagrosas páginas escribiendo en ellas partes de la historia del mundo que todos conocemos, fabulando sin cesar sobre lo que nos rodea o quisiéramos que nos rodeara.
Hacía mucho tiempo que iba detrás de ellas y ahora, por fín, me he decidido. Se que es absurdo, pero la primera línea que se hace en estos cuadernitos, queda grabada en la memoria. Se que comprar estas libretas es infantil y consumista pero, como dijo alguien, a ver si, usándolas, se me pega algo de aquellos que las usaron antes, como una especia de esencia, de immanencia, entre esta pulpa de papel encolada y la de nuestros predecesores.
No se por qué, pero ahora, me siento más artista!




3 comentarios:

El canibalibro dijo...

Esos dibujos son fantásticos tanto en una Moleskine como en un folio arrugado. Yo tambien utilizo esas libretas y la verdad es que tienen algo especial. Saludos desde el Canibalibro

Joan Marín dijo...

Gracias...
Tus, vuestros, dibujos me parecen geniales! Muy en plan línea atom, que fue siempre mi segundo hogar. Entre Clerc, Chaland, Hernández y McKean, Muñoz y Giraud, se que hay un punto intermedio que pretendo descubrir (un futuro de estos).

pepbrocal dijo...

Creo que la immanencia es importante... En todo caso, fabulosos dibujos en un cruce hibridal que también persigo (lo que puede ocurrir es que llegues a una rotonda, claro).
Un saludo.